*Sara Sofía Alpuche de Dios Ramírez
2 de Febrero del 2014

Desde el uso de perfiles y fanpage, aplicaciones dentro de Facebook, movilizaciones virales, campañas por medio de Youtube, foros ciudadanos, blogs de campaña, herramientas como twittbone que genera el logo de la causa o campaña que estas apoyando en tu perfil; hasta compartir imágenes, videos, darle “me gusta” a todo lo que hace el candidato de nuestra preferencia, todo normalmente gracias a alguna estrategia de difusión por parte del asesor de Social Media.

Este desarrollo de las campañas en social media, virtuales y virales ha hecho un cambio en la forma de hacer política en todo el mundo. Se han puesto en juego nuevos elementos que se deben manejar y trabajar. Este peso de las redes sociales viene de la cantidad de gente que tiene acceso a éstas. Según cifras de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), se estima que 2 mil 700 millones de personas —el equivalente al 39% de la población mundial— utilizaban el Internet a finales de 2013.

En cuanto a los usuarios por región, resultó de la siguiente manera: Europa registra la tasa de penetración de Internet más elevada del mundo (75%), seguida de América (61%). Por su parte, la Comunidad de Estados Independientes (CEI) ocupa el tercer lugar (52%) por delante de los Estados Árabes (38%), la región de Asia-Pacífico (32%) y África (16%).

Como consecuencia, el trabajo más intenso en el uso de las redes sociales durante en campaña electoral fue en Europa y América.

Aunque en nuestro caso, Canadá y Estados Unidos manejan porcentajes arriba del 70%, México no se queda atrás. Unos 51.2 millones de habitantes tienen acceso a Internet.

Otro dato importante es que el mayor segmento de mercado en las redes sociales oscila entre 25 y 34 años de edad, lo que coincide con el grueso de la población en México. Este segmento se encuentra en edad de voto y es uno de los más difíciles de encontrar y convencer por los medios tradicionales utilizados en campaña. Dadas estas condiciones, las redes sociales han sido una herramienta con grandes beneficios.

Adicionalmente, según las cifras del Estudio de Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2012, realizado por la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), sobre la reacción frente a la publicidad política, el 51 por ciento de los usuarios que acceden a una o más redes sociales declararon haber dado clic a los anuncios políticos de partidos y candidatos. Entre ellos, 4 de cada 10 se han hecho seguidores de algún partido y candidato; y entre estos últimos, el 40% dice que votará por la opción que siguen en redes sociales.

Facebook es la red social con más seguidores a nivel mundial y en nuestro país el 96% que tiene acceso a Internet está registrado en esta red social. Siendo esta la red más influyente y poderosa, nuevamente busca ser punta de lanza en las próximas elecciones.

Esta vez será habilitando un botón para compartir el estatus en elecciones; es decir, luego del impacto del botón I´m a voter (Soy votante) durante los comicios de Estados Unidos e India en 2012, esta red social anunció recientemente que la herramienta estará disponible también para las elecciones de Colombia y Europa.

Con esta herramienta los usuarios de la red podrán compartir con familiares y amigos que votaron en las elecciones, sin dar a conocer por quién lo hicieron. En la reelección de Barack Obama, aproximadamente 9 millones usaron esta aplicación de Facebook, mientras que en India fueron alrededor de 4 millones de votantes quienes la utilizaron.

Una vez habilitada esta opción, se espera que al menos un tercio de los mil 100 millones de usuarios en todo el mundo la use, es decir, unos 400 millones de personas.

Seguramente conoceremos esta herramienta en México, si no para las elecciones federales de 2015 (donde se elegirán 300 Diputados Federales de mayoría relativa y 200 de representación proporcional, así como autoridades locales en nueve estados de la República), sin duda estará presente para las elecciones de 2018 como herramienta que permitirá alentar al ejercicio del voto, sobre todo en un segmento joven que es el menos participativo durante una elección.

De este modo, Facebook sigue innovando en el marketing político digital en las elecciones presidenciales en Colombia, las del Parlamento Europeo y durante el resto del año en Brasil, Corea del Sur, Indonesia, Suecia, Escocia y Nueva Zelanda.

*Sara Sofía Alpuche de Dios Ramírez
Consultora en Marketing & Comunicación
Twitter: @sofialpuche
Facebook: Sara