Sara Sofía Alpuche de Dios

Desde que empezaron a usarse las redes sociales en el contexto político, se ha creído que lo más importante es la cantidad de seguidores que tenemos. No importa si existen o no, se les ve como un meeting en internet, donde la misma gente se hace presente en todos los meetings, lo importante es que la plaza se vea llena. Entonces en redes sociales no importa si los seguidores existen o no, solo importa que se vea la plaza llena o en este caso que digan que tenemos millones de seguidores. Este concepto ha sido equivocado desde el principio. Las redes sociales son una plataforma virtual para que cualquier red de personas tenga un espacio de conversación. El gestionar la red de un político de manera adecuada y conversar con el ciudadano trae grandes beneficios, como que en campaña, si hacemos un buen trabajo, tendremos a nuestros seguidores como mensajeros que viralizarán nuestro mensaje, lo que acompañado de un hash-tag creará una verdadera tendencia. Además, tendremos una red confiable, que causará influencia y compromiso con nuestros seguidores. Esto se ha logrado con una estrategia muy sencilla: entender que los medios electrónicos son como cualquier otro medio donde se respeta a nuestro interlocutor y, como extra, se conserva una comunicación bidireccional, en la que muchas veces lo que pide el ciudadano es que se le apoye con información. Si se desea una evolución positiva en las redes sociales de un gobierno, o de un candidato, es necesario tomarse en serio el trabajo de gestionar las redes que se usarán, darse a la tarea de mantener una comunicación bidireccional y objetivos claros Esto le dará a nuestra red social un mejor posicionamiento en los principales buscadores y la imagen de un candidato cercano y que escucha a sus ciudadanos. El administrar correctamente a nuestra red social permite invitar a eventos a nuestros seguidores, trabajar con puntos de impacto, entre otras estrategias. El gestionar las redes correctamente no solo gana campañas. Si se sigue con la misma estrategia una vez ganada la elección, ayudará a mantener una imagen de un gobierno cercano a los ciudadanos, lo que contribuirá a una buena evolución del mismo. Desde 2011 empezamos a trabajar con el político Rolando Zapata Bello, que en aquel momento era Diputado Federal. El actual gobernador de Yucatán ha mantenido la cercanía con los ciudadanos, lo que le ha ayudado con su imagen y le ha colocado en el ranking hecho por Forbes como uno de los tres gobernadores con más seguidores verdaderos 80%. Esto se ha logrado con una estrategia muy sencilla: entender que los medios electrónicos son como cualquier otro medio donde se respeta a nuestro interlocutor y, como extra, se conserva una comunicación bidireccional, en la que muchas veces lo que pide el ciudadano es que se le apoye con información. Si se desea una evolución positiva en las redes sociales de un gobierno, o de un candidato, es necesario tomarse en serio el trabajo de gestionar las redes que se usarán, darse a la tarea de mantener una comunicación bidireccional y objetivos claros.

*Sara Sofía Alpuche de Dios Ramírez
Consultora en Marketing & Comunicación
Twitter: @sofialpuche
Facebook: Sara